ACtitud frente a APtitud

AcTITUD FRENTE A ApTITUD

He pensado que qué mejor manera de comenzar con el blog que introduciendo una cuestión que se ha tratado superficialmente en una conferencia de la que acabo de volver.

¿Eres Acto? o ¿Eres Apto? ¿Cuál de estas preguntas plantearían, por ejemplo, en una entrevista de selección? Dejando a un lado lo ortográficamente correcto, esta sería una de las preguntas que mejor puede llegar a reflejar lo que la empresa busca o antepone en un candidato.

Antes de entrar en esta cuestión en concreto, veamos la diferencia entre Actitud y Aptitud, quebradero de cabeza para unos cuantos: La ACTITUD es la voluntad o disposición de una persona a reaccionar de una manera determinada frente a un estímulo; en otras palabras, las ganas que tengan de hacer algo. La APTITUD se refiere a la capacidad del conocimiento y habilidad para realizar una actividad.

Cuando se está metido en la realización de un proceso de selección como reclutador la cantidad de tipos de perfiles que uno se puede encontrar, sea cual sea el tipo de formación o experiencia, es bastante considerable. Veamos tres posibles casos. Por un lado, podemos encontrarnos con personas con perfiles muy preparados a nivel académico, es decir, considerablemente aptos, pero muy poco actos hacia el mundo laboral o, mas concretamente, hacia el puesto en cuestión. Por otro, pueden existir cantidad de candidatos tremendamente actos, con gran motivación ante el puesto y el trabajo, pero con cierta escasez en las aptitudes que el puesto requiere. Y por último, personas con un perfil de lo más completo; ésta sería aquella que posea los conocimientos necesarios para el puesto (por ejemplo, mediante una buena base teórico-práctica sobre el tema, adquirida mediante cursos o experiencias), ademas de una buena disposición, motivación y ganas de trabajar, que sea sincera y desvele cierta proactividad. ¿Pero si este no es caso y únicamente les llegan perfiles como los dos primeros? ¿Qué es más importante? ¿La actitud o la aptitud? Esta claro que determinados puestos requieren de ciertas aptitudes desde el primer momento, ¿pero y si éstas se pueden ir adquiriendo durante cierto periodo de aprendizaje dentro del puesto? ¿Con qué perfil se quedan?

La respuesta vendrá determinada y determinará el tipo de organización en la que se mueven, para la que trabajan e incluso que valores les caracteriza.

Mi #Consejo1 : Antetodo, muestra tu aCtitud. Con ella las aPtitudes vendrán solas.

up-11

Anuncios

Publicado el 28 diciembre, 2013 en Thinking About ... y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Srita. Sáez-Atxukarro.

    Yo también pienso como tú, en este caso y creo que en la mayoría ¿no? 🙂
    Si se está dispuesto y motivado, vaya, si se es aCto, el aPto llegará. Si se es aPto pero no aCto, no hay tanta esperanza para que eso cambie.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Alba Sesma's Blog

Desde la gestión de personas hasta la persona en cuestión

Brainconscientes

Poco cerebro y mucha inconsciencia

Helena Matute

Experimental Psychologist / Psicóloga Experimental

A %d blogueros les gusta esto: